Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ese Pablo que tú ves ahí

‘Pasapalabra’ ostenta una media de espectadores algo superior al número de votantes en los anteriores comicios autonómicos madrileños

El concursante Pablo Díaz, en un instante de 'Pasapalabra'.
El concursante Pablo Díaz, en un instante de 'Pasapalabra'.Atresmedia

Mi madre es capaz de cogerme el teléfono desde misa, pero no se la puede llamar cuando está viendo Pasapalabra. Pasapalabra es sagrado. La culpa la tiene Pablo Díaz, el rey del concurso desde hace más de 10 meses. Pablo es violinista, y con la misma soltura con la que interpreta una pieza de Massenet, responde que ―contiene la qla ciudad salvadoreña capital del departamento de Cabañas es Sensuntepeque. Pero su principal atractivo no radica en sus conocimientos ―además, sabemos que almacenar datos no es necesariamente sinónimo de sabiduría―, ni en su extraordinaria agilidad mental, sino en su aparente timidez e inseguridad. Pablo llama la atención precisamente porque parece no querer llamarla. Un joven Charles Van Doren sin fraude.

MÁS INFORMACIÓN
Un arma de audiencia masiva llamada ‘Pasapalabra’
Un mes de ‘Pasapalabra’ en Antena 3: así ha impulsado sus tardes
En los concursos de la televisión no se ven presentadoras

La devoción de mi madre por Pablo la comparten los más de tres millones de espectadores que suele congregar el concurso. Pasapalabra es la emisión más vista de las tardes y a menudo también del día, con una cuota de pantalla por encima del 25%, una cifra hoy solo accesible a los hitos telecinqueros y futbolísticos.

El 19 de junio de 2014, durante la proclamación de Felipe VI, unos cuantos fans de Mujeres y hombres y viceversa se quejaron en Twitter de que Telecinco hubiera sustituido la liturgia de sus tronistas por la del aspirante al trono real. Mañana los seguidores de Pasapalabra no tendrán que pasar por el trance de ver eliminado el programa en favor de los especiales informativos sobre las elecciones en Madrid, para eso están La Sexta y La 1. No en vano, Pasapalabra ostenta una media de espectadores algo superior al número de votantes en los anteriores comicios autonómicos madrileños. Mi madre, en fin, podrá respirar tranquila: no le cambiarán a su Pablo por el otro Pablo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS