Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El santo de lo imprevisible

Cuando se estrenó ‘Line of Duty’ en la BBC no vieron venir su éxito. A Ayuso también la pusieron de relleno en unas elecciones que no se iban a ganar

Tráiler de la sexta temporada de 'Line of Duty'.

Lo de Line of Duty es uno de esos fenómenos que se explican muy bien a toro pasado, como las crisis económicas o la victoria de Isabel Díaz Ayuso. Que una serie de policías congregue a casi trece millones de espectadores (la mitad de la gente que estaba viendo la tele el domingo por la noche en el Reino Unido) parece lógico una vez se ha visto. Si es buenísima, nos decimos, cómo no va a enloquecer el público. Jed Mercurio maneja la intriga como Hitchcock, a los personajes se les coge tanto cariño que parecen de la familia y la trama cumple de verdad esa promesa con forma de señal de tráfico: “para todos los públicos”. Aquí, la advertencia no connota blancura, sino que subraya la virtud de apelar tanto al repelente niño Vicente cinéfilo como al espectador más modorro del sofá más iletrado del país.

Más información

Lo tiene todo para triunfar, pero lo sabemos ahora que ha terminado la sexta temporada. Cuando se planteó, en la BBC no lo vieron. Line of Duty era una serie de presupuesto discreto y sin estrellas, destinada a llenar un hueco gris en la parrilla del segundo canal. No sería extraño que los mismos programadores que la arrojaron allí ahora presuman de “ya os dije que esto era un bombazo”. A Ayuso también la pusieron de relleno en unas elecciones que no se iban a ganar.

El santo de lo imprevisible, que no sé cómo se llamará, ayuda a los segundones sin padrinos y hace habitable el mundo. No digo esto por las elecciones de Madrid, sino por la chispa que aporta a una realidad mecánica sometida a la soberbia de los algoritmos y de los gurús de tendencias. Unas veces nos trae cosas geniales, como Line of Duty. Otras, nos trae a Ayuso. Lo uno por lo otro.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción