Series Netflix
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cuidado con la ley de Murphy

‘Halston’, la última serie producida por Ryan Murphy, sirve de fábula del conflicto al que se enfrenta ahora el pope televisivo

Ewan McGregor, como Halston en el segundo episodio de la serie de Netflix. Vídeo: Tráiler de la serie.

Halston mató a Halston. Que el brillo de Studio 54 y sus habituales no nos impida ver el bosque: la miniserie sobre el primer gran diseñador norteamericano producida por Ryan Murphy y estrenada en Netflix el pasado viernes se centra en el sacrificio profesional del modista a manos de su propia marca, un fenómeno hoy naturalizado en la industria de la moda del que él fue un triste pionero.

Más información
Fiestas, sexo y mucha moda: la arrolladora personalidad de Halston, el costurero del ‘glamour’ de los setenta, llega a Netflix

Tras la venta de su marca y sus servicios a Norton Simon, Halston se vio obligado a someter su creatividad a una rentabilidad ajena a ella. Tuvo que aumentar su producción y conceder licencias para que todo tipo de productos llevaran su nombre. Su falta de implicación en un negocio tan diversificado como poco estimulante contribuyó a devaluar su firma, y sus lógicas pérdidas la abarataron hasta que acabó vendiéndose en la cadena de tiendas J.C. Penney. Entre todos la mataron y ella sola devoró a su creador.

Ryan Murphy también es una marca. Su nombre importa tanto que se asume que Halston es suya aunque no la haya creado él, igual que ha sucedido, entre otras, con la extraordinaria American Crime Story. Se estima que el sello Murphy le costó a Netflix 300 millones de dólares, el fichaje más caro de un creador por la compañía. Desde su llegada a la plataforma en 2018, ha estrenado The Politician, Ratched, Hollywood, The Prom, Los chicos de la banda, Halston y los documentales Circus of Books y A Secret Love. No son sábanas o maletas como las que llevaron el nombre de Halston, pero también han bajado su listón. El dilema entre calidad y rentabilidad es falso, pero a Ryan Murphy le ha pasado como a Halston. Él lo sabe, pero ser consciente de su realidad no salvó al diseñador, ¿le salvará a él? La fábula Halston va camino de convertirse en ley de Murphy.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS