Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los suecos también saben hacer reír

Cuando tropecé con ‘Una conspiración sueca’ pulsé el ‘play’ con desgana y escepticismo porque los nórdicos se han ganado una reputación bien seriota. Mi suspicacia se deshizo a los 10 minutos

Una imagen de la serie 'Una conspiración sueca'.
Más información

No sabía yo que los suecos podían ser tan graciosos. Reconozco que tenía muchos prejuicios cuando tropecé en Filmin con Una conspiración sueca. Pulsé el play con desgana y escepticismo, no solo por mis prejuicios imperdonables hacia el humor escandinavo, sino porque los nórdicos (y meto en el saco a noruegos, daneses, finlandeses y hasta islandeses) se han ganado una reputación bien seriota. Hasta ahora, lo más divertido que habían aportado al acervo europeo eran los nombres de los muebles de Ikea. Desde August Strindberg y Henrik Ibsen hasta Borgen, pasando por Sibelius, Ingmar Bergman, el death metal, los detectives melancólicos de Henning Mankell o la introspección estirada de Karl Ove Knausgård, la cultura nórdica se ha esforzado mucho más en deprimirnos que en hacernos reír.

Mi suspicacia tenía, pues, sus razones históricas, pero se deshizo a los 10 minutos. Una conspiración sueca es una comedia maravillosa con mucho más fondo del que presume. Cuenta las aventuras de George English, un cineasta fracasado norteamericano que debe dinero al fisco sueco y pretende saldar sus deudas resolviendo el asesinato de Olof Palme, por el que se ofrece una recompensa.

English junta a una pandilla basurilla de obsesionados con las teorías conspiranoicas sobre Palme, muy parecidas a las de otros magnicidios. Un amigo periodista le advierte de que el caso Palme acaba con quien lo investiga: un prestigioso colega de su periódico acabó arrancándose los dientes con unos alicates y bebiéndose su orina. La forma en que la serie desdramatiza un tabú nacional es ejemplar y más propia de una sociedad abierta y libre que sabe tomarse a sí misma a pitorreo que de esa Escandinavia grave y acongojada por el racismo y la violencia que gustan pintar sus artistas más solemnes. Yo ya no voy a ver Suecia con los ojos de la Muerte de Bergman nunca más.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción