COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Asesorando

Agradezco la oralidad peliculera de Iván Redondo. Tonterías tan exuberantes y melodramáticas al menos me despiertan la risa

Iván Redondo, junto a Pedro Sánchez en un debate televisivo en 2019.
Iván Redondo, junto a Pedro Sánchez en un debate televisivo en 2019.Uly Martín

La inteligencia, gracia y causticidad de aquel insustituible juglar llamado George Brassens escandalizaron a ciertas almas puras cuando escribió y cantó: “Morir por las ideas. La idea es excelente. Muramos, de acuerdo. Pero de muerte lenta”. Pienso en ello al escuchar la grandilocuente, teatrera y suicida declaración del supremo guionista del presidente Sánchez, cuyos grisáceos y huecos discursos tiendo a olvidar inmediatamente. Asegura el samurái Iván Redondo (un tal Iván, le definió el perverso Alfonso Guerra): “Yo me tiro a un barranco por Sánchez”. Y añadió en plan numantino: estaré con él hasta el final”. Sospecho que ve cercano el crespúsculo. Agradezco su oralidad peliculera. Tonterías tan exuberantes y melodramáticas al menos me despiertan la risa. Y todo es tan tedioso en los discursos de los representantes del amado pueblo.

Pienso yo que la labor de los asesores de los dirigentes políticos consiste también en prevenirles o certificar sus errores, no en despeñarse por los barrancos si amenaza la ruina. Procurar que la interpretación que hacen los actores de los textos que han escrito ellos sean convincentes o seductores para el público, que es el que paga la función.

Cuentan los informados que el éxito abrasivo de la singular Ayuso se lo debe en gran parte a su ideólogo, un señor con sonrisa conejil y voz desafortunada que se llama Miguel Ángel Rodríguez. Es probable que la falaz majadería de comunismo o libertad se le ocurriera a él, pero está claro que lo del valor impagable de Madrid porque no te encuentras por la calle a tus ex parejas, o lo de los amigos borrachos en el karaoke, le pertenece al verso libre y la vocación surrealista que encarna la desinhibida reina Isabel.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción