COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Todo el mundo cree que conoce a Matthew Perry

Se ha proyectado en el actor un repertorio de tópicos sobre las propiedades corrosivas de la fama. Es impresionante la cantidad de gente que se siente autorizada para emitir juicios taxativos sobre él a partir de datos parciales

El actor Matthew Perry (derecha), junto a David Schwimmer en un momento del especial de 'Friends'. En vídeo, anuncio del encuentro.
Más información
‘Friends: La reunión’, el estreno del chiste recurrente convertido en placebo para el alma
NEW YORK, NY - APRIL 25:  Actor Matthew Perry attends the "Six Degrees Of Separation" Opening Night Celebration at the Barrymore Theatre on April 25, 2017 in New York City.  (Photo by Mark Sagliocco/Getty Images)
Matthew Perry rompe su compromiso de boda una semana después de su complicado regreso en ‘Friends’

De todo el barullo que se ha armado con lo de Friends (que si cuánto bótox, que vaya cuento con lo de que Jennifer Aniston y David Schwimmer se hacían tilín, que qué diablos pintaba Lady Gaga robándole el trueno, que dicen los americanos, a Phoebe-Kudrow cantando Smelly Cat…), me quedo con los ríos de megabites que ha causado la intervención de Matthew Perry. Salió apagadillo, sin hacer chistes, como atontado. Dado su historial de drogas y alcoholismo y el hecho de que vende saludos personalizados por internet a mil dólares la unidad —lo que lo deja a un par de escalones de disfrazarse de sí mismo y hacerse fotos con los turistas en la Puerta del Sol—, se ha especulado sin tasa sobre su decadencia.

Qué comadreo tan hiriente y tierno a la vez. Más allá del morbo, muchos de los artículos y piezas periodísticas revelan una preocupación casi maternal por un personaje que se percibe descarriado. De todo el elenco de la serie, es el único que parece haber tenido un mal viaje con la fama y haberse roto como los juguetes de antes.

Lo cierto y verdad es que no sabemos nada y que se ha proyectado en el pobre Perry un repertorio de tópicos sobre las propiedades corrosivas de la fama. Es impresionante la cantidad de gente que cree conocerlo y se siente autorizada para emitir juicios taxativos sobre él a partir de tres datos parciales y unos indicios que podrían interpretarse de mil maneras. Son ese tipo de sobreentendidos los que trituran a los personajes expuestos a la fama, y es paradójicamente hermoso que quienes se compadecen de la supuesta ruina personal de Perry no reparen en que, si esa ruina es tal, se debe en buena medida a los juicios desinformados de toda esa gente que veía Friends y creía conocerlo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS