Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El mejor momento de la historia reciente de la tele y de la poesía

Sonsoles Soto ha alcanzado la más improbable de las famas con un poema que calificó de “subido de tono” y que los demás ubicaríamos en las categorías más duras y explícitas de una web porno

Sonsoles Soto, en el momento de leer el poema "subido de tono".
Sonsoles Soto, en el momento de leer el poema "subido de tono".
Más información
“Vendimos más libros de la Nobel en un cuarto de hora que en 14 años”

Si ya es difícil llamar la atención desde la literatura (aquí toca repetir la muy citada frase de Azaña: “En España, la mejor manera de guardar un secreto es escribir un libro”), hacerlo desde la poesía es una quimera. Recordemos la que se armó cuando Louise Glück ganó el Nobel en 2020 y sus editores españoles se dolieron hasta el último hemistiquio cuando el agente de la poeta les retiró los derechos, negándoles la oportunidad de vender algunos ejemplares, ya que, antes del Nobel, la influencia de Glück en España no era mayor que la del folclore de Tasmania.

Por eso es motivo de fiesta que Sonsoles Soto, una enfermera jubilada y poeta aficionada que se autoedita sus versos, haya alcanzado la más improbable de las famas, orillando a varios premios Cervantes y a todo el palmarés del Nacional de poesía. El mérito crece aún más si se anota que lo hizo desde La 8, una tele local de Ávila. Si La 8 hubiera existido en 1930, la frase de Azaña hoy diría: “En España, la mejor manera de guardar un secreto es contarlo a voces en una tele local”. Y así fue hasta que Sonsoles Soto leyó un poema que calificó de “subido de tono” y que los demás ubicaríamos en las categorías más duras y explícitas de una web de vídeos porno. Ni su paisana Teresa de Ávila fue tan lejos en éxtasis ginecológicos.

La fama de Sonsoles Soto —Twitter mediante— es muy merecida porque ha protagonizado uno de los mejores momentos de la tele y de la poesía españolas. Escribo esto último sin sombra de sarcasmo, con el ánimo de señalar la desnudez del emperador: si una poeta aficionada de Ávila puede eclipsar todas las cadenas y todas las editoriales sin ni siquiera pretenderlo, las cosas están peor de lo que parecían.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS