Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Tonta?

Isabel Díaz Ayuso es lista, dispone de agilidad mental, desprecia el filtro, utiliza el sentido del humor con los demás y consigo misma, aparenta seguridad en sí misma, es descarada, no es cobarde ni aburrida

Bertín Osborne y Díaz Ayuso, durante la grabación de 'Mi casa es la tuya'. Vídeo: avance del programa.

Bertín Osborne, al que no le cuesta nada ser simpático en su programa Mi casa es la tuya, mantiene expresión embelesada y orgásmica ante todo lo que cuenta su desinhibida invitada Isabel Díaz Ayuso, señora que ha cautivado a la mitad de los madrileños que practican eso tan cívico (aseguran los políticos) de votar, incluidas personas cercanas a las que ni en un pasote psicodélico podría identificar con el facherío.

Más información

Y la dama es lista, dispone de agilidad mental, desprecia el filtro, utiliza el sentido del humor con los demás y consigo misma, desprende una naturalidad con la que la inmensa mayoría de su gremio está enemistada, aparenta seguridad en sí misma, es descarada, no es cobarde ni aburrida. Conocía fragmentos de sus genuinos disparates, pero no la había observado en recorrido largo. Y me cae bien. ¿Debo cortarme las venas por ello?

Por supuesto, a veces me deja perplejo. Cuenta que perdió la fe en la religión cuando era pequeña, pero que ahora la está recuperando y se conmueve al cruzarse con tanta gente en las calles que le dicen que están rezando siempre por ella. Está convencida de que en España existe la extrema izquierda, pero niega que Vox sea un partido de extrema derecha. Que lo investigue el inefable Sherlock Holmes.

Aparece su astuto Pigmalión Miguel Ángel Rodríguez y afirma que el más injusto calificativo que ha recibido Ayuso es que era tonta. Hay que ser miope para detectar en la enemiga semejante enfermedad. Se confiesa tabernaria. Cree que hay que tomar una cerveza para celebrar un buen día y también para consolarse si este ha sido chungo. Creo que sería divertida como compañía trasegando copas.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción