Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Samantha en Prados soleados

‘Sexo en Nueva York’ y ‘Las chicas de oro’ tienen mucho en común, pero la ausencia de Samantha en el regreso de su serie revaloriza las aventuras de las de Miami

Las cuatro protagonistas de 'Las chicas de oro' en 198. De izquierda a derecha, Betty White, Bea Arthur, Rue McClanahan y Estelle Getty.
Las cuatro protagonistas de 'Las chicas de oro' en 198. De izquierda a derecha, Betty White, Bea Arthur, Rue McClanahan y Estelle Getty.

Tras la reunión de Friends, se popularizó un meme en el que se veía a Betty White con una ouija bajo el epígrafe “Las chicas de oro: la reunión”. Solo una ouija o —ya puestos a fantasear— una Oda Mae Brown voluntariosa podrían conseguir que la ingenua Rose contactara con Sophia, Dorothy y Blanche —mucho mejor Whoopi Goldberg en una reunión paranormal que James Corden en una normal—. Pero antes de soñar con una cita extrasensorial entre sus protagonistas, estaría bien que nos pudiéramos reencontrar con la serie de Susan Harris en alguna plataforma. Y cada vez lo vemos más cerca, porque a partir del 2 de julio Las chicas de oro estará disponible en Disney + en Irlanda y Reino Unido.

Miranda, Carrie y Charlotte en la foto colgada en Instagram en la que se las ve juntas de nuevo diez años después.
Miranda, Carrie y Charlotte en la foto colgada en Instagram en la que se las ve juntas de nuevo diez años después.

A Betty White le faltan tres para recomponer su cuarteto y a Sexo en Nueva York, una que vale por las otras tres. Sarah Jessica Parker ha compartido una foto para promocionar la vuelta de la serie en la que posa acompañada de Cynthia Nixon, de Kristin Davis y de la ausencia de Kim Catrall, sin la que es normal temer que a Sexo en Nueva York le quede Nueva York y se le olvide el sexo.

Cuando se estrenó Las chicas de oro, Rue McClanahan tenía 51 años y sus compañeras apenas rebasaban los sesenta. Hoy las tres huérfanas de Samantha superan los 55. La edad no es, como dicen los cursis, solo un número, pero cómo la representamos, mucho más allá de la apariencia física, dice más de nosotros que de ella. Las de Miami se enfrentaban a los mismos problemas que las de Nueva York, pero nunca les faltó la compañía del resto y un trozo de tarta de queso. La salida de Catrall ha provocado que el cuento que su serie nos ha querido contar —y que nos queremos creer—, el de la amistad como soporte vital adulto, se quede cojo. Y esto no hay ouija que lo arregle.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción