COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Dolores Vázquez y el pecado de parecer villano

Entre todos la culparon, por parecer fría y por ser lesbiana cuando las únicas conocidas eran villanas de ficción, pero cuando se descubrió la injusticia, nadie se disculpó, ni se la indemnizó

Dolores Vázquez, a su llegada al juzgado para escuchar el veredicto. En vídeo, trailer del domcumental 'El caso Wanninkhof-Carabantes'.SERGIO CAMACHO
Más información
El caso Wanninkhof- Carabantes
‘El caso Wanninkhof-Carabantes’: el crimen mediático perfecto

Nadie pidió perdón a Dolores Vázquez después de que pasara 519 días en prisión por un asesinato que no había cometido. Ella lo lamentó en su última declaración pública, recogida a modo de conclusión en el sobrio documental de Netflix El caso Wanninkhof-Carabantes, digirido por Tània Balló. La historia la conocemos: entre todos la culparon, pero cuando se descubrió la injusticia, nadie se disculpó, ni se la indemnizó. Y la culparon por parecer fría y por ser lesbiana cuando las únicas lesbianas conocidas eran villanas de ficción como Rosa Klebb y la Señora Danvers. No había premeditación, pero sí ganas de encontrar un culpable y muchos prejuicios. Era, como señaló Ángel Acebes, “la persona que parecía reunir el perfil delincuencial más verosímil” a pesar de que ni una prueba la inculpó.

Netflix nos tiene acostumbrados a rememorar injusticias judiciales en documentales que funcionan como actos de contrición audiovisuales. Juicios mediáticos de hoy a los casos de ayer. No suelen aportar novedades periodísticas, pero los vemos y nos llevamos las manos a la cabeza por cómo éramos los espectadores y los medios, como si hoy fuésemos mucho mejores. Todos tienen una moraleja más o menos evidente. La de este es que a veces un enemigo adecuado es lo único que necesita una historia para convencer. ¿Cómo velar por la presunción de inocencia cuando un jurado avala la culpabilidad de alguien solo porque encaja en su idea de mala del cuento? Que Dolores Vázquez merece ese perdón y que toda indemnización es poca lo creemos todos. Lo creemos a la vez que media España vuelve a dejarse llevar por otros juicios mediáticos, ajena a que para ser Dolores Vázquez no hace falta ser un villano, basta con que la tele te haga parecerlo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS