Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El creador de ‘Expediente X’ no se traga lo de los ovnis

Chis Carter conoce bien a los creyentes en las visitas de alienígenas, pero no ve nada sólido en el material publicado por la inteligencia de EE UU. Algunos científicos tampoco

Los agentes Fox Mulder (David Duchovny) y Dana Scully (Gillian Anderson), en una escena de la serie 'Expediente X '.
Los agentes Fox Mulder (David Duchovny) y Dana Scully (Gillian Anderson), en una escena de la serie 'Expediente X '.

“La verdad está ahí fuera”, “no te fíes de nadie” o “niégalo todo”, se leía en los rótulos de Expediente X, la popular y longeva serie iniciada en los noventa en la que los agentes Mulder y Scully se enfrentaban a la trama gubernamental que estaba ocultando a la humanidad la presencia de avanzados extraterrestres aquí.

El creador de la serie, Chris Carter, dedicó mucho tiempo a conocer a creyentes en los ovnis, esa religión surgida con la Guerra Fría y la carrera espacial, esa fe en que alienígenas inteligentes nos visitan en secreto para no asustarnos y en cierto modo cuidan de nosotros. Carter ha escrito ahora un artículo en The New York Times tratando de enfriar la excitación que ha generado el informe de la inteligencia de EE UU sobre 144 fenómenos aéreos relatados por pilotos militares para los que no halla explicación.

Más información

El documento del Pentágono nace muerto, dice Carter, porque no hay nada concluyente ahí, y lo que sigue clasificado solo sirve para alimentar esas teorías de la conspiración que son hoy toda una industria (cita una muy divertida y que encajaría en su serie: que vivimos en un agujero negro creado por el acelerador de partículas del CERN). Si consta algún contacto con extraterrestres, argumenta, ¿por qué no hay ningún garganta profunda, nadie creíble que haya confesado el secreto en el lecho de muerte? Carter se sorprende de que, si el desafío se toma en serio, el país más poderoso de la Tierra solo haya destinado a investigarlo 22 millones de dólares, lo mismo que cuestan apenas tres capítulos de Stranger Things.

En la CNN, el astrofísico y divulgador Neil deGrasse Tyson —que dirigió la versión actual de la serie Cosmos— bromea con que si llegaran los aliens esperaría disponer de millones de fotos y vídeos en alta definición, ahora que la observación espacial está tan masificada, en vez de las imágenes borrosas y monocromáticas de los aviadores. Y es que, ahí no bromea, no saber qué es algo no puede significar que sí sabemos qué es.

En el despacho de Mulder colgaba un póster que mostraba un ovni con el lema: “Quiero creer”. Ante lo inexplicado, que no inexplicable, cabe la humildad o el viejo recurso humano al pensamiento mágico.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción