‘Rick y Morty’ demuestra que la ciencia ficción no tiene que tomarse en serio para valer la pena

Escritores y expertos del género reflexionan sobre el lugar de la serie animada dentro de la literatura fantástica y especulativa

Una imagen del primer episodio de la quinta temporada de 'Rick y Morty'. En el vídeo, el tráiler de la quinta temporada.

Rick y Morty, la irreverente serie animada sobre un científico borracho que arrastra a su pobre nieto a desquiciadas aventuras a través del tiempo y el espacio, ha vuelto a demostrar que se trata de un hito de la ciencia ficción. La creación de Dan Harmon y Justin Roiland, que se puede ver en TNT y HBO España, nació como una grotesca parodia de Regreso al futuro, pero a lo largo de cuatro temporadas ha asegurado su puesto como algo más que una exitosa serie. Escritores y expertos analizan el calado de la serie en el género, cómo se alimenta de una gran tradición literaria y el uso que hace del humor.

Más información
“Tenemos muchas ideas y ninguna presión para sacarlas”
Veinte años de ‘Futurama’, un fracaso genial

La escritora y editora Cristina Jurado es una más en la legión de aficionados que la producción animada ha cultivado desde su estreno en Estados Unidos en 2013. La ganadora en cinco ocasiones del Premio Ignotus de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror cree que Rick y Morty es una obra de ficción especulativa mucho más inteligente y compleja de lo que parece a primera vista: “Después de haber visto varias temporadas, creo que hay mucha ciencia sustentada en teorías actuales detrás de las tramas que se presentan, pero todo ello presentado de una manera muy entretenida e irreverente y con un ritmo endiablado”, asegura en una conversación por teléfono desde Dubái.

Una de las ideas preconcebidas más frecuentes que se tiene sobre la ciencia ficción es que aborda grandes ideas relacionadas en menor o mayor medida con la ciencia y la tecnología
Cristina Jurado

Jurado considera que los creadores de la serie usan el género como campo de juego para ideas políticas o sociales, libre de las limitaciones de la realidad. “Una de las ideas preconcebidas más frecuentes que se tiene sobre la ciencia ficción es que aborda grandes ideas relacionadas en menor o mayor medida con la ciencia y la tecnología”, comenta la autora de Bionautas. Sin embargo, para ella, “uno de sus ángulos más interesantes y relevantes es el político. El género proyecta nuestro presente en otros espacios temporales para poner de manifiesto las tensiones que atraviesan nuestra sociedad”.

Los escritores de lo posible y lo fantástico siempre han tenido problemas para demarcar las fronteras entre los géneros y Rick y Morty no es la excepción. Jesús Cañadas, quien obtuvo en 2018 el Premio Ignotus a Mejor Novela por Las tres muertes de Fermín Salvochea (Roca), argumenta que la serie animada es en realidad fantasía y no ciencia ficción. “Me parece que Rick y Morty es una estupenda coartada científica anclada en el absurdo”, apunta el autor andaluz en un correo electrónico. Cañadas resalta dos fundamentos que usan los guionistas para dar rienda suelta a su imaginación: que Rick es un científico con una inventiva que bordea en la magia y la existencia de un número ilimitado de universos. “Pueden romper las reglas porque hay un universo en el que Rick las rompe. Pero las pueden plantear porque hay un universo en el que Rick las plantea”.

Algunos de los personajes principales de la comedia animada de ciencia ficción 'Futurama'.
Algunos de los personajes principales de la comedia animada de ciencia ficción 'Futurama'.FOX

En el espacio, nadie puede oír tus risas

Ciencia ficción o fantasía, lo que sí es cierto es que Rick y Morty continúa una relación entre lo fantástico y lo humorístico muy fecunda en literatura. “El uso del humor y la sátira ha estado presente en el ámbito del arte desde siempre”, comenta Teresa López-Pesilla, profesora de Literatura de la Universidad de Alcalá, por correo electrónico. La académica pone como ejemplo clásico Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, publicada en 1726. La novela muestra un bombardeo desde un castillo flotante o una máquina considerada una anticipación a la inteligencia artificial, pero también a Gulliver orinando sobre el palacio real de los minúsculos liliputienses para apagar un incendio o una guerra religiosa sobre la mejor manera de comer huevos duros, escenas burlonas que no estarían fuera de lugar en un capítulo de la serie.

El humor es, ante todo, una toma de posición crítica ante el mundo y la existencia, una fuerza al mismo tiempo liberadora y transgresora
David Roas

David Roas, escritor, crítico literario y profesor de Literatura de la Universidad Autónoma de Barcelona, opina que el humor siempre ha sido visto como “la antítesis de las preocupaciones del ser humano” y por eso ha sido relegado como “un género menor”. “El humor es, ante todo, una toma de posición crítica ante el mundo y la existencia, una fuerza al mismo tiempo liberadora y transgresora. En el caso de la ciencia ficción, contribuye a explorar nuevos caminos con la misma voluntad de reflexión acerca de la humanidad, de su presente y su futuro”, concluye.

Para Roas la serie se inserta en una tradición literaria que incluye referentes del género como Kurt Vonnegut, Stanislaw Lem y Douglas Adams, pero también está hermanada con otras comedias animadas como Futurama y South Park. Laura Fernández, autora de Connerland y redactora de EL PAÍS, incluiría también Doctor Who y, claro está, Regreso al futuro entre sus influencias. “Lo que me gusta es que cualquier cosa, en cualquier momento, es posible, que para mí es la esencia de la ciencia ficción divertida”, agrega la escritora de Bienvenidos a Welcome.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS