Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Constitucional y el dilema de la pastelera

Restricción o suspensión. Lo difícil no es definir unas sutilezas que siempre serán discutibles, sino entender que un matiz que requiere tanto debate tal vez no sea relevante

Una mujer cruzando un vacío Paseo del Prado de Madrid, durante el estado de alarma.
Una mujer cruzando un vacío Paseo del Prado de Madrid, durante el estado de alarma.
Más información
El tribunal más dividido declara inconstitucional el confinamiento
Conde-Pumpido sostiene que la sentencia del Constitucional “desarma al Estado contra las pandemias”

Por lo que se va sabiendo, el debate sobre el estado de alarma en el Tribunal Constitucional se pareció a un congreso de la RAE. Los magistrados discutieron sobre las diferencias de significado entre “restricción” y “suspensión” de los derechos fundamentales, lo cual está muy bien, pues la precisión lingüística es el fundamento tanto de la ley como de su trampa, pero es inútil cuando se adentra en matices tan sutiles. Lego como soy, doy la razón a todo el mundo. Leo las diatribas de Conde-Pumpido, que dice que todo esto desarma al Estado, y comparto su cabreo. Leo luego a una catedrática partidaria del fallo, y me convence igualmente.

Es el viejo dilema de la pastelera a la que compras un cruasán y ella te pregunta: “¿Para tomar o para llevar?”. Y no sabes qué decirle, porque te lo quieres tomar, pero también llevar. Habría que ver a los magistrados del Constitucional deliberando sobre la respuesta adecuada, mientras la pastelera espera su dictamen con los brazos en jarras.

Restricción o suspensión. Vaya lío. Si te restringen, te suspenden, y si te suspenden, te restringen. Lo difícil no es definir unas sutilezas que siempre serán discutibles, sino entender que un matiz que requiere tanto debate tal vez no sea relevante. En estos tiempos tan populistas, enhebrar hilos en agujas tan pequeñas puede propiciar la aparición de monstruos como el falso juez de ficción Hal Wackner (Mandy Patinkin), que imparte justicia ilegal en la trastienda de una copistería en la última temporada de The Good Fight, a la manera delirante, pero menos homicida, de Paul Newman en El juez de la horca. La pastelera no va a esperar eternamente a que los magistrados se decidan. Pasado un tiempo razonable, les tirará el cruasán a la cara, y entonces sí que tendremos un problema serio para el Estado de Derecho.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS