rtve

José Manuel Pérez Tornero: “Ningún programa tiene que venir predeterminado desde fuera de RTVE”

El presidente de la corporación pública defiende que los informativos sean “un mapa” para los ciudadanos

José Manuel Pérez Tornero, presidente de RTVE, en las instalaciones de Prado del Rey, el miércoles.
José Manuel Pérez Tornero, presidente de RTVE, en las instalaciones de Prado del Rey, el miércoles.INMA FLORES / EL PAIS

Ha cumplido poco más de 100 días en el cargo y en este tiempo el presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero (Almería, 67 años) ha cambiado radicalmente la estructura de la corporación. Su objetivo es que todos los canales, sean de radio, televisión o interactivos, se gestionen en conjunto. “Es como tocar una orquesta: tiene que haber un director “, sostiene. Afronta el reto de recuperar la audiencia de TVE, situada en el 8,1% en junio, y confía en el empuje de la televisión por internet y la plataforma digital RTVE Play, e insiste en conseguir que los informativos orienten a los ciudadanos y “sean un mapa”. Elegido en el Congreso por una mayoría de dos tercios, aboga por adoptar las grandes decisiones con el mayor respaldo posible en un consejo de administración muy polarizado en el que abundan los encontronazos entre los vocales propuestos por el PP y los de Unidas Podemos. El último rifirrafe ha girado en torno a la cancelación del programa Las cosas claras, que este jueves ha concluido su andadura.

Pregunta. ¿Cómo es la nueva estructura de RTVE?

Respuesta. El primer pilar es el equipo que piensa los contenidos (generales, culturales-educativos e informativos) y el segundo es la fábrica de la que salen (estudios, centros de producción y territoriales). Ganamos así en agilidad para que los contenidos lleguen a las personas allá donde estén y en el dispositivo que sea. La plataforma Play ya no es un catálogo de librería de programas pasados, sino que tiene canales en streaming y películas. Rozamos el millón de usuarios, es gratuita y se adapta al cambio de mentalidad del público.

P. Mucha gente sigue viendo la televisión convencional, sobre todo TVE, que tiene un público envejecido que vive en zonas rurales.

R. El 40% de los hogares tiene televisión por Internet y la venta de televisores conectados está creciendo. La mayoría verá la televisión a través de estos sistemas. Muchos de nuestros mayores han sido profesionales y viven en zonas cosmopolitas. El reto es el público joven. No puede quedarse una generación atrasada.

P. En estos 100 días ha tenido algunos reveses, como el nombramiento fallido de Mamen del Cerro al frente los informativos de RTVE.

R. Nosotros queríamos una televisión ágil, plural, flexible. La propuesta que nos hizo no fue suficientemente flexible y ágil para integrar energías diversas. Fue una toma de conciencia simultánea, ella y yo, y acordamos que siguiera al frente de los informativos de RNE y dar un salto. Hemos dado un salto con personas que vienen con fuerza e ilusión y con el apoyo del 65% de la Redacción.

El problema original de ‘Las cosas claras’ es si un programa que daba las mismas noticias que el telediario tenía que estar bajo el control directo de los Servicios Informativos.

P. El 65% de un 18% del censo.

R. Efectivamente, los Consejos de Informativos han emprendido un proceso de autorreflexión y autocrítica para ver qué puede fallar en la convocatoria. Les apoyo completamente, porque desempeñan una función muy importante, pero son como un servicio público sin audiencia.

P. Con ese porcentaje Almudena Ariza dio marcha atrás porque no se sintió respaldada.

R. Hay que convertir las expectativas en saltos adelante. A veces hay que lanzarse a hacer cosas, pero a veces el cálculo de lo que te puede pasar te bloquea. Hemos roto un cansancio invisible que venía de la pandemia e inhibía a muchos profesionales.

P. ¿Esa inflexiblidad se refiere a Miguel Ángel Sacaluga, que fue propuesto como jefe de informativos de TVE?

R. Miguel Ángel Sacaluga es un perfecto profesional y una persona excelente. Pero no era él. Era una sola persona. Nosotros vamos a equipos. No vamos a concentrar las discusiones sobre una persona. Ahora se habla mucho de un periodista. El problema no es un periodista, no es un puesto; es un equipo. Y ese equipo tiene que ser ágil y flexible. Es como si un entrenador de fútbol concentrara todo un equipo en un solo jugador: un partido le saldrá bien, pero una liga le saldrá mal en cuanto se lesione ese jugador. Tenemos banquillo y reservas.

Ahora se habla mucho de un periodista. El problema no es un periodista, no es un puesto; es un equipo

P. ¿Pero hubo veto o no?

R. Veto, en absoluto. Lo que no hubo fue entendimiento y Mamen me propuso no firmar el contrato, pese a que estaba hecho el nombramiento.

P. ¿Propuso usted crear un comité que dirigiera los informativos de TVE, RNE y la web de forma colegiada?

R. No. Si hubiera propuesto ese cambio la estructura actual de los informativos sería esa.

P. Este jueves ha acabado Las cosas claras. ¿Su fin es una decisión política?

R. Qué va. La decisión de contratar a una productora, de poner un tipo de programa u otro corresponde al consejo de administración. Y no se toma por decreto. Defiendo la independencia y autonomía de la línea editorial RTVE porque sin ella no hay independencia de los profesionales de periodismo. La cuestión es si algún espacio tiene que venir predeterminado desde fuera. Yo entiendo que no. La RAI ha arrastrado una nefasta tradición: la división de la televisión en parcelas, con un espacio para un partido, otro para a otro o para el presidente de la República. Es una malísima experiencia que no vamos a cometer en este país.

TVE no puede ser un edificio donde todas las puertas estén cerrados y cada grupo político, ideológico o social tenga su propia habitación

P. Algunos partidos han apoyado fervientemente ese programa y otros lo han atacado de manera furibunda. ¿Ha contribuido a polarizar?

R. El ambiente político está muy polarizado. Para mí es esencial contribuir al diálogo social. TVE no puede ser un edificio donde todas las puertas estén cerrados y cada grupo político, ideológico o social tenga su propia habitación. ¿Para qué serviría? Queremos una plaza pública donde todos se comuniquen.

P. Ha enconado la relación en el propio consejo de administración.

R. Cuando tienes un consejo en el que la mayoría de las votaciones son por unanimidad y cuando se vota y sacas ocho a dos, eso es funcionamiento democrático. No hay enconamiento ni polémica. Sí he llamado la atención sobre comentarios que algunos consejeros hacen fuera del consejo y son lesivos para la dignidad y el prestigio de algunas personas.

P. ¿Qué formato ocupará ese hueco?

R. La hora de la 1 tenía un bloque informativo e iba girando hacía temas más cotidianos. Queremos hacer un programa de entretenimiento puro y divertido hasta la emisión de los informativos territoriales. Y a la vuelta, un espacio de entrevistas alegre, que nos situé bien en el telediario. Si no, estamos todo el día con noticias. Para eso ya tenemos el Canal 24 Horas.

Hemos roto un cansancio invisible que venía de la pandemia e inhibía a muchos profesionales

P. ¿Lo hará la misma productora?

R. No está resuelto. Todo lo que podamos hacer de producción propia lo haremos, pero muy probablemente necesitaremos durante un tiempo el concurso de alguna productora. ¿Podrá ser esta? No digo que sí ni que no, pero no lo excluyo. El problema original de Las cosas claras es si un programa que daba las mismas noticias que el telediario tenía que estar bajo el control directo de los Servicios Informativos. Tenemos 1.500 informadores. Y se mostraron muy a disgusto. No es cuestión de calificar a uno que está ahora en discusión porque lo respeto

P. En ese modelo no encaja Jesús Cintora, presentador de Las cosas claras.

R. Puede encajar, ahora o el futuro. Lo que no encaja es que a los Servicios Informativos se les prive de un programa informativo.

P. ¿Qué sello tendrá TVE la nueva temporada, a partir de septiembre?

R. Un sello con el compromiso social y la transformación del país, que potencie la cultura y la educación científica, que no consuma puro entretenimiento de evasión en el horario de máxima audiencia, que vuelva al diálogo sosegado y a los documentales.

P. Las telecos van a dejar de aportar dinero a RTVE. ¿Cómo enjugará esa pérdida de ingresos?

R. Estamos elaborando un contrato programa que asegure al menos el presupuesto actual. Intentamos concienciar a los grupos políticos de que nos aseguren un presupuesto al menos como el actual. RTVE es un servicio cultural, informativo, a favor de inteligencia ciudadana.

P. ¿Qué le parece la reforma de la Asamblea de Madrid para echar al director general de Telemadrid?

R. Respeto la soberanía de la Asamblea de Madrid. A mí me gusta una televisión conformada con la mayoría de los grupos políticos y el modelo de RTVE asegura mejor la plaza pública y el entendimiento. Trabajamos en el plan estratégico con un horizonte de seis años.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50