Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tempo

‘Mis quejas hacia Dios’ es la respuesta de la congregación evangélica gitana de Logroño a ‘Qué bello es vivir’

Una imagen de la película 'Mis quejas hacia Dios'.
Una imagen de la película 'Mis quejas hacia Dios'.

Captar el tempo es el trabajo más difícil de un guionista. Y, en ese sentido, una película completamente desconocida es la cinta perfecta. Interesante en tiempos de blockbusters repetitivos. Una casualidad, un misterio, un milagro. Eso y más es Mis quejas hacia Dios. El creador del blog Teenage Thunder fue de los primeros en evangelizar sobre este largometraje a reivindicar, aunque rastreando la web su descubridor fue Víctor Olid.

Más información
¿Qué haría George Bailey?

Mis quejas hacia Dios es la respuesta de la congregación evangélica gitana de Logroño a Qué bello es vivir, hecha con tal modestia que sus actores figuran solo por el nombre de pila, siendo la secundaria Conchi la más resuelta. Un hombre que renuncia de su labor evangelizadora es acosado por visiones sobre otros que estuvieron en su lugar. Las visitas sobrenaturales desembocan en un viaje en el tiempo y el espacio para contemplar pasajes clave de la Biblia. No hay intención en sus planos. No hay artificio. Dejando de lado los valores de producción, lo meritorio de la película es que no solo no aburre, sino que engancha al espectador de forma casi mágica. No se puede dejar de ver Mis quejas hacia Dios. Y lo que es más: no se puede no revisitar. ¿Por qué? Quizás porque nadie se dejó llevar ni por el ego ni por la impostura. Cada situación se sostiene a través de la repetición del diálogo y de la sencillez de la puesta en escena. Solo cuenta con la intención de contar una historia que no es nueva pero que es importante en el corazón de sus autores. Eso, unido al exotismo que obviamente inunda la congregación de Logroño, hace que la película sea un clásico secreto.

Si un travelling es una cuestión moral, lo de Jesús (director y protagonista) es la respuesta al sentido de la vida. Todo porque alguien a quien no le importa el cine ha logrado entender el tempo narrativo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS