Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Land Girls’ o la imbatible calidad de la BBC

Mientras que los diálogos alcanzan la sabiduría de la sencillez, los intérpretes justifican la calidad de esta historia coral

Las protagonistas de la serie 'Land Girls'.
Las protagonistas de la serie 'Land Girls'.

Las tres temporadas de Land Girls (disponible en Netflix), con un total de 15 capítulos, demuestran varias cosas: en primer lugar, que la BBC es imbatible en las series de ficción por la excelencia de sus diálogos y ese fondo de armario inacabable de intérpretes. En segundo lugar, que la calidad, de una serie no conlleva su éxito popular. Cuando en 2009 se estrenó en el Reino Unido no fue proyectada en el mejor horario y su cuota de audiencia fue de un 3%, lo que no impidió que se realizaran dos temporadas más y se alcanzara una distribución internacional más amplia.

Más información

Land Girls también demuestra que cuando lo local se narra con talento, es universal. El que un grupo de mujeres británicas decidieran trabajar en el campo para sustituir a los varones que combatían en la Segunda Guerra Mundial, y que la acción de la serie transcurra en una granja, en una mansión señorial y en un pueblo mínimo, lejos de distanciar al espectador confirma lo que señaló en su día el portugués Miguel Torga: “Lo universal es lo local sin paredes”. Amores, desamores, pícaros, ingenuas, ladrones, nobles e innobles desfilan en esos 15 capítulos aportando una visión de la guerra sin necesidad de recurrir a la casquería, ni siquiera el menor gesto de heroísmo: son seres humanos con sus grandes miserias y pequeñas grandezas.

Y si los diálogos alcanzan la sabiduría de la sencillez, los intérpretes justifican la calidad de una historia coral por más que entre tanta excelencia destaque por encima de todos una ya inolvidable Sophie Ward en su papel de Lady Ellen Hoxley, la aristócrata latifundista incapaz de exteriorizar sus sentimientos pero, al mismo tiempo, manifestar su exquisito y solidario comportamiento.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción