Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un talibán en el plató y el apuro de una periodista

Beheshta Arghand entrevistó a cara descubierta, con el pelo asomando bajo el velo, a un portavoz de la milicia que encerró a las mujeres en hogares y burkas. La televisión privada afgana intenta sobrevivir

La periodista Beheshta Arghand, del canal afgano de noticias TOLOnews, en su entrevista con el portavoz talibán Mawlawi Abdulhaq Hemad. En vídeo, parte de la entrevistaTOLONEWS | VÍDEO: EPV

Los mismos talibanes que prohibieron a los afganos la televisión —y el cine, y la música, del baile ni hablamos—ahora convocan a las cámaras de todo el mundo para hacer creer que son otros, que no hay que tenerles miedo, que no van a tomar represalias contra nadie. Los mismos talibanes que tirotearon a Malala y arrojaron ácido a niñas en las escuelas dicen hoy que respetarán los derechos de la mujer “dentro de la ley islámica”, inquietante acotación para quienes solo creen sagrada la ley que hacen ellos.

Un portavoz de esos talibanes que encerraron a las mujeres en hogares y burkas entre 1996 y 2001, Mawlawi Abdulhaq Hemad, acudió el martes al plató del canal afgano TOLOnews. La periodista Beheshta Arghand se vio ante el delicado reto de entrevistarlo. Lo hizo a cara descubierta, con el pelo asomando bajo el velo y a un par de metros, sea por decoro o por el protocolo covid. “Aún me sorprende que la gente esté asustada de los talibanes”, soltó el representante del grupo que organizaba ejecuciones masivas en plazas y estadios como único espectáculo autorizado.

Beheshta Arghand y Mawlawi Abdulhaq, en la entrevista emitida el martes en canal TOLOnews.
Beheshta Arghand y Mawlawi Abdulhaq, en la entrevista emitida el martes en canal TOLOnews.

La cadena TOLO, fundada en 2004, presume de ser la primera de Afganistán con presentadoras. Su fundador, Saad Mohseni, un afganoaustraliano residente en Dubái, trata de seguir adelante, pero no como si nada. Ha retirado de la programación a las cantantes y bailarinas, pero mantiene las telenovelas, que quizás también disgusten a los fanáticos.

Los talibanes que hasta anteayer atentaban contra periodistas dicen que no cerrarán medios privados mientras no actúen contra el interés nacional, o sea, el suyo. Escribe Thomas L. Friedman en The New York Times que los barbudos no pueden comportarse hoy como antes de 2001 porque la población que no conoció su yugo —la media de edad es de 18 años— vive pegada al teléfono inteligente y a las redes, que son ventanas al mundo. Ojalá tenga razón y las pantallas amansen a los bárbaros. O sirvan para la resistencia.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS