COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cleopatra era la mujer maravilla

Gal Gadot (’Wonder Woman’) protagonizará una nueva versión del clásico que encarnó Elisabeth Taylor. Un documental combate la visión erotizada de la reina egipcia y sigue el rastro misterioso de su cuerpo

A la izquierda, Elizabeth Taylor en 'Cleopatra'. A la derecha, Gal Gadot en 'Wonder Woman'.
A la izquierda, Elizabeth Taylor en 'Cleopatra'. A la derecha, Gal Gadot en 'Wonder Woman'.Cordon Press (CORDON PRESS)

El esplendor del cine del péplum pasó hace décadas, y ya apenas se estudian latín y griego, pero la fascinación por el mundo clásico se mantiene intacta. Aquellas civilizaciones de la antigüedad explican lo que somos y no hay forma de arrinconarlas.

Se prepara una versión actual de la Cleopatra de Joseph L. Mankiewicz de 1963, esa en la que Elizabeth Taylor y Richard Burton rebosaban tensión sexual ficticia y real. La dirigirá Patty Jenkins con la israelí Gal Gadot como protagonista (no sin polémica por su origen). Ambas sacaron adelante Wonder Woman; les toca cambiar de registro en el duro reto de revisar con ojos de hoy una obra maestra del cine.

Trato de abrir boca con el documental canadiense Descubriendo a Cleopatra (en Movistar+). Sostiene la idea de que desde Plutarco hasta Hollywood, pasando por Shakespeare (y podrían citar a Terenci Moix), se impuso una visión erotizada de la última reina egipcia, bien la de una seductora manipuladora, bien la de una enamorada dependiente de sus poderosas parejas. Y no: Cleopatra era una líder audaz, culta, políglota y gran estratega.

El reportaje cojea cuando afirma que su aspecto no era tan imponente ni tan importante, pero dedica muchos minutos a analizarlo, hasta llegar a una recreación en 3D de su rostro a partir del que aparecía en las monedas. Más interesantes las réplicas digitales de Alejandría en su apogeo o del barco-palacio que mandó construir para su entrada triunfal en Tarso al encuentro de Marco Antonio.

Y también discutible la apuesta por una investigación cuestionada por otros expertos: la de la arqueóloga dominicana Kathleen Martinez, que cava y cava en el templo de Taposiris Magna, cerca de Alejandría, y vemos que encuentra dos momias, ninguna de las dos la que buscaba. La de la reina eterna cuyo mito siempre brillará más que una historia que calla parte de la verdad.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción