columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La comedia talibán

La imagen del presentador Mirwais Haidari Hadqoost rodeado de radicales armados provoca escalofríos. Aunque es digna de los Monty Phyton, aquí hay pavores irreductibles

Mirwais Haidari Hadqoost, rodeado de talibanes durante la retransmisión.
Mirwais Haidari Hadqoost, rodeado de talibanes durante la retransmisión.

Lo he visto muchas veces, por si me distancio a fuerza de repeticiones y consigo reírme, pero no hay manera: me quedo en el escalofrío, aunque la escena es pura comedia, sacada de un episodio de los Monty Python. No me río porque la carcajada necesita un poquito de ficción si no quiere ser mera crueldad, la risa del villano que se divierte torturando. Aquí no hay asideros, todo es demasiado real, hiperreal en el sentido que quería el surrealismo: una realidad tan estilizada y forzada en su realismo que rompe los moldes de lo verosímil.

Mirwais Haidari Hadqoost presenta un programa de debate político en Afghan TV, una de las cadenas privadas que crearon un espejismo de democracia en el país en estos 20 años. Un periodista de la BBC capturó su última emisión y la colgó en internet: Mirwais, afeitado, con gafas y corbata, aparece rodeado por un montón de talibanes con rifles. Mantiene el tipo con flema victoriana, como si recibiera a un grupo de sires en un club de Londres. Estos señores han venido a debatir, dice, a explicar su proyecto político. No se fijen en sus armas ni en sus miradas asesinas, superen el prejuicio.

Es una escena objetivamente cómica, ideal para una lección de comedia, pero no tiene más lectura que la trágica, lo que niega aquello de que la comedia es igual a tragedia más tiempo: no creo que la imagen divierta dentro de 30 años, pero a Chaplin ya le hacía gracia Hitler en 1939, sin que su parodia banalizase el terror. El tiempo es un factor irrelevante. Tampoco importa el punto de vista (las cosas no son divertidas o tristes en sí mismas, sino según cómo se cuenten). No da risa porque hay pavores irreductibles. Por más que se caricaturicen a sí mismos, no levantan ni una sonrisa cansada.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS