‘Operación Triunfo’ sigue vivo 12 meses al año en YouTube

Aunque terminó sus emisiones en TVE en 2020, el programa sigue atrayendo a millones de espectadores en internet, confirmándose como un fenómeno transmedia

Noemí Galera y Ricky Merino, en uno de los programas en línea publicados en el canal de YouTube de 'Operación Triunfo'.
Noemí Galera y Ricky Merino, en uno de los programas en línea publicados en el canal de YouTube de 'Operación Triunfo'.

Operación Triunfo sigue vivo en internet más de un año después del fin de sus emisiones en Televisión Española. El concurso, mientras espera a que vuelva a estrenarse una nueva edición, sigue en activo y atrayendo a millones de espectadores. Simplemente no lo hace en la televisión lineal. Su canal de YouTube, creado hace cuatro años, supera el millón de suscriptores y mantiene encendida la llama del programa. La productora Gestmusic tiene activa una pequeña redacción digital compuesta por seis personas para seguir alimentando de contenidos, tanto nuevos como antiguos, a la plataforma de vídeos y a las redes sociales. Es un proyecto que se autofinancia con los ingresos que reciben de la explotación comercial de estas publicaciones en línea y que confirma al formato como un fenómeno transmedia.

En 2017, cuando concursantes como Amaia, Alfred, Aitana y Ana Guerra iniciaron una nueva era de la competición musical, sus responsables sabían que no debían repetir la misma fórmula de ediciones anteriores. “No podíamos hacer algo para gente joven en televisión cuando ellos no nos están esperando ante la televisión. Para estos espectadores, esa ya no es su primera opción de entretenimiento, así que teníamos que crear una nueva versión que lo tuviera en cuenta”, explica a EL PAÍS el director de Gestmusic, Tinet Rubira, en conversación telefónica.

“Los espectadores actuales nos siguen en Instagram y Twitter, y los primeros, que ahora tienen 40 años, lo hacen en Facebook y demandan otros contenidos”, explica Tinet Rubira, el director del formato.

El cambio que buscaba la productora del espacio no consistía en modificar su mecánica, que es una de las claves de su éxito, sino en ir allí donde se encuentra su público objetivo, recuerda Rubira: “Consideramos que lo que había que hacer era ponernos al día en cómo difundir el contenido”. Durante las tres temporadas presentadas por Roberto Leal en La 1, YouTube ya era el lugar donde la audiencia podía seguir lo que ocurría en la academia durante 24 horas al día y vivir en directo lo que en las galas semanales solo aparecía de forma resumida durante unos segundos. Y las redes sociales recogían los millones de comentarios en torno a ello.

Nueva vida en línea

Desde que Operación Triunfo se estrenara en 2001, Noemí Galera ha hecho de todo en él: ha sido responsable de la selección de los concursantes, jurado, profesora, conductora del chat posterior a las galas y directora de la academia. Ahora, es la presentadora de #20alcanal, un formato virtual en el que, además de celebrar el 20º aniversario del espacio, entrevista a los exconcursantes de todas las ediciones y charla con ellos sobre su experiencia durante el concurso, su vida tras él y sus proyectos profesionales. Algunos de esos encuentros pueden verse también a través de la web de RTVE.

Es una vía directa para que el cantante se comunique con su público afín y la forma de mantener una base de seguidores para ellos. Además, conecta a los artistas con admiradores procedentes de países como México, Argentina, Colombia y Brasil. “Me consta que algunos exconcursantes han hecho bolos en esos países por el poder de convocatoria que tiene el canal de YouTube, sin haber tenido promoción en radios ni haber estado antes allí, lo que es un orgullo para nosotros”, comenta Rubira.

Antes, cuando un participante abandonaba la academia, se le entregaba un dosier en papel con todo lo que se había publicado de ellos, ahora reciben las claves de las cuentas de sus redes sociales que se han creado durante su paso por televisión. “Son parte de su patrimonio como artistas”, dice.

OT 2020 fue la edición menos vista en televisión, con una media de 1,7 millones de espectadores y un 12% de cuota de pantalla. Sus datos de audiencia social ejemplifican su trasvase de espectadores hacia el mundo digital. Acumuló, en parte durante la pandemia de coronavirus, 509 millones de visualizaciones de sus vídeos en internet, lo que supone un incremento del 34% con respecto a la anterior entrega, según datos recogidos por Televisión Española. La evolución de seguidores en la cuenta oficial de Operación Triunfo en Twitter ha sido en todas las ediciones ascendente. OT 2017 acabó con 190.000 seguidores y OT 2020 finalizó con 400.000, lo que supone un 110% más respecto a aquella edición. La aplicación de OT está diseñada para que sus usuarios puedan enterarse desde ella de todo lo que ocurre, “excepto en las galas, que se ven en televisión”, puntualiza el catalán.

A medida que el soporte en línea conquista más parte del pastel publicitario, la conversación social en torno al programa gana en importancia. Tanta que Rubira considera que es posible un Operación Triunfo sin la televisión lineal. Ya tienen experiencia con Top Gamers Academy, un concurso de talentos sobre videojuegos con El Rubius, Grefg y Willyrex como asesores y originalmente emitido en Twitch y YouTube y que ahora ha recuperado Neox, canal de Atresmedia. Así que no descarta que el veterano espacio musical salte a plataformas de streaming o canales de pago, como ocurrió con Fama en #0 de Movistar+, si finalmente Televisión Española no apuesta por nuevas entregas. La prioridad sigue teniéndola la cadena pública, pero la productora en ningún caso arrancará un proceso de selección de participantes, que congregan a miles de personas en un mismo recinto, hasta que la población no esté vacunada al 100%, así que no podría ocurrir en los próximos meses.

Mirada al pasado

En sus 11 ediciones, el concurso ha enganchado a varias generaciones de espectadores. Por eso, además de mirar al presente y al futuro, la versión digital de Operación Triunfo regresa el pasado, a partir de todo el material acumulado en estos años. “Los espectadores actuales nos siguen en Instagram y Twitter. Los primeros, que ahora tienen 40 años, lo hacen en Facebook y demandan otro tipo de contenidos”, explica el director del formato.

Además de los grandes momentos que los admiradores quieren recordar y muchos inéditos de los primeros años, los de Rosa, David Bisbal, Manuel Carrasco, Virginia Maestro y Edurne, también resurgen aquellos que no tuvieron cabida en la emisión de TVE o Telecinco. Por ejemplo, el canal acaba de recuperar la visita al completo de Miguel Bosé en la primera edición, en un contexto muy diferente al actual y en el que, para Rubira, “da una lección a los chicos sobre profesionalidad, sobre lo que es y no es ser artista y sobre la industria que vale su peso en oro”.

El director cuenta que una de las cosas que más piden los espectadores son las imágenes de los ensayos del concierto de reencuentro de OT 2001 en el Palau Sant Jordi en 2016. Gestmusic lo ha grabado todo en este tiempo, pero solo ha emitido una pequeña parte en televisión. Internet también resucita la historia del programa.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS