columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Secretos y mentiras

El resultado de la adaptación del clásico de Bergman en HBO es mucho mejor que las motivaciones, que asustan, sobre todo porque puede que tenga razón

Oscar Isaac y Jessica Chastain, en una escena de la nueva versión de 'Secretos de un matrimonio'. En vídeo, el tráiler de la nueva serie de HBO.

Mucho antes de adaptar su miniserie Secretos de un matrimoniocuyo primer capítulo se estrenó ayer en HBO España—, Hagai Levi ya había demostrado que le tira mucho Bergman. Lo hizo con In treatment y con The affair. Por eso no extraña que uno de los hijos del director sueco le hiciera el encargo. Levi se obligó a creer que la original era mala, y asumió que la manera de traerla a hoy era hacer un cambio de roles de género. Sin destripar mucho, la que manda —y se pasa— es ella y el sumiso es él. Tomó esa decisión porque cree que esa actitud hoy es más fácil de digerir en una mujer que en un hombre, que él parecería un villano.

Para el carro, Levi. ¿Cómo se envalentona uno tanto como para creer que puede superar a Bergman? ¿Qué es traerlo a hoy, si, como buen clásico, la original (en Filmin) sigue siendo moderna? ¿Los espectadores de HBO ya no aceptan perrerías de un hombre, pero sí de una mujer? ¿Por qué tiene que caer bien nadie? El resultado es muchísimo mejor que las motivaciones, pero las motivaciones asustan, sobre todo porque puede que Levi tenga razón.

La leyenda dice que el aumento de divorcios en Suecia en 1973 se debió a la emisión de la miniserie. Claro que allí la vio casi la mitad de la población y HBO sigue siendo minoritaria. Además ahora no necesitamos sardinas para beber agua. A Bergman le encantaba la tele, le parecía algo asombroso. Me gusta imaginarlo con curiosidad por los secretos de otra pareja burguesa: los que está contando Bigote Arrocet de lo suyo con María Teresa Campos —que ya mandaba hace 30 años y fue abandonada por él— en el recién estrenado reality de Telecinco, Secret story.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS