OPINIÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Verdaderos y falsos culpables

Renunciar al privilegio es la obsesión de mucha gente que no ha tiranizado a nadie ni ha dado una voz ni ha pedido nunca nada sin añadir por favor

Sean Bean (al fondo) y Stephen Graham en la miniserie 'Condena'. En vídeo, el tráiler de la miniserie. EPV (BBC)

En un mundo donde ser víctima sale tan barato, por fuerza emergen muchos culpables. De lo que sea. De machismo, de racismo o de cualquier cosa que acabe en -ismo o en fobia. Dice un tópico del póquer que toda partida tiene un pardillo. Si no lo identificas, el pardillo eres tú. Pues eso: si no te identificas como víctima de nada, necesariamente eres victimario.

Es una inversión poética de esa frase de Clint Eastwood en El bueno, el feo y el malo (“El mundo se divide entre los que tienen un revólver y los que cavan: tú cavas”) en la que el pistolero se arrepiente y pide perdón, con la salvedad de que la mayoría de las veces la pistola solo está en la imaginación tanto del pistolero como del que cava. Hace poco, un poeta adolescente confesaba que quería quitarse su privilegio de hombre blanco. Pobrico. ¿Qué privilegios tiene un poeta casi niño en un mundo de señores que cobran la luz a precio de caviar? Renunciar al privilegio es la obsesión de mucha gente que no ha tiranizado a nadie ni ha dado una voz ni ha pedido nunca nada sin añadir por favor. Miles de desgraciados se sienten culpables de crímenes de otros y creen que caminan por el mundo con una pistola cargada. Angelicos míos.

Condena es una soberbia miniserie de tres capítulos de la BBC (en Movistar+) que ayuda a relativizar toda esta efusión culpable, porque habla de criminales de verdad, de tipos que han matado y apechugan con la culpa en una cárcel infame y asfixiante. No se acusan de mansplaining ni de haber conquistado México en el siglo XVI, sino de aberraciones definitivas e indiscutibles que no tienen remedio. Conviene verla desde el privilegio de los ciudadanos libres para recuperar la dimensión correcta y penitenciaria de la culpa, que tanto banalizamos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción