Una habitación propia para 40 mujeres sin hogar

‘Radio Gaga’ (Movistar+) emite este jueves una entrega grabada en La Llavor, centro residencial de inclusión femenino ubicado en Barcelona y cuyas residentes encuentran voz en el micrófono del programa

Una de las residentes de La Llavor cuenta su historia ante el micrófono de 'Radio Gaga'.
Una de las residentes de La Llavor cuenta su historia ante el micrófono de 'Radio Gaga'.Movistar+

“Y si comparto con usted mi historia, ¿compartiría un dólar conmigo?”, dice el hombre sin hogar, del que se supone una mochila cargada de experiencias, que interpreta Aloe Blacc en su canción I need a dollar (2011). “En Radio Gaga, lo único que podemos dar a la gente que nos cuenta su vida es una canción a cambio”, comenta Amparo Castellano, directora general de Zeppelin, la productora del programa. Sus presentadores, Manuel Burque y Quique Peinado, pinchan un tema a elección del entrevistado después de haber escuchado su testimonio. En el episodio perteneciente a su sexta temporada que se emite este jueves a las diez de la noche en #0 de Movistar+, y que se incluye en su servicio bajo demanda, son precisamente mujeres sin hogar quienes se convierten por unos instantes en narradoras de su propia vida.

Con su caravana convertida en estudio de radio, Burque y Peinado se acercan a comunidades como La Llavor, protagonista de esta entrega, y realizan entrevistas intimistas a algunos de sus miembros. Este centro residencial de inclusión está gestionado por Sant Joan de Déu Serveis Socials con equipamiento concertado por el Ayuntamiento de Barcelona y con la colaboración de la Fundación Ared. Se trata de un modelo hasta el momento único, ya que dispone de 40 plazas con habitaciones individuales que permiten un espacio privado para facilitar la recuperación de mujeres que, en su mayoría, han vivido episodios de violencia machista antes y después de comenzar a vivir en la calle.

La pandemia ha incrementado el número de personas sin hogar y muchas de ellas son mujeres, aunque siguen representando una minoría. Según los cálculos de La Llavor, el 15% de las personas que viven en la calle en Barcelona son féminas. “Precisamente por ser menos en comparación que los hombres, el suyo se convierte en un sinhogarismo muy oculto”, cuenta por teléfono Charo Sillero, una de las responsables del centro. A los muchos problemas de sufrir esta situación se suma, en el caso de las mujeres, el riesgo de prostitución y de agresiones sexuales.

Primera oportunidad

Las residentes de La Llavor han encontrado algo más que un techo bajo el que refugiarse. Para muchas de ellas, es el lugar que les ha dado no una segunda, sino una primera oportunidad en la vida. Uldarica, perseguida en Perú por haber tenido un hijo fruto de una violación, o tres jóvenes marroquíes que saltaron la valla siendo menores no acompañadas y ahora se encuentran en la calle tras haber cumplido los 18 años se plantan ante el micrófono de Radio Gaga para contar sus vivencias.

“Siempre decimos que, lo que nos separa de las personas que participan en el programa son un par de malas decisiones o de momentos de mala suerte. Por eso la televisión que hacemos suele resultar tan cercana al espectador”, apunta Castellano. “Esta vez, nos hemos encontrado con situaciones, como las de las menores no acompañadas, en las que ni si quiera ocurren esas dos situaciones desafortunadas. De entrada, la primera respuesta que encuentras de la sociedad es que no tienes cabida, sin haber podido demostrar nada antes. Y es durísimo que asumamos con normalidad que esto es así”.

Uldarica, entre Quique Peinado (izquierda) y Manuel Burque en un momento de 'Radio Gaga'.
Uldarica, entre Quique Peinado (izquierda) y Manuel Burque en un momento de 'Radio Gaga'.Movistar+

El centro, que abrió sus puertas en octubre del 2020, busca potenciar la autonomía de aquellas que lo habitan. Por eso se les ofrece formación y asesoramiento para incorporarse al mundo laboral. “La seguridad y la intimidad son cuestiones básicas para que la persona pueda construir un proceso de recuperación personal”, comenta Sillero.

“En Sant Joan de Déu hay personas a las que se nos puede considerar fanáticos del programa. Pasamos dos años haciéndoles saber que nos gustaría participar y viendo qué proyecto podía encajar. Terminó siendo el de La Llavor”, recuerda Sillero. “En Radio Gaga lo que hacemos siempre es buscar colectivos que normalmente no tienen voz e intentar acercarnos. El equipo de contenidos del espacio, conformado por periodistas profesionales, se dio cuenta de que este tema en concreto está muy poco tratado en los medios de comunicación. Y que La Llavor, que analiza de forma específica qué les pasa a estas mujeres sin hogar, es casi un espacio único en todo el país”, apunta Castellano.

Los presentadores Quique Peinado (izquierda) Y Manuel Burque, junto a varias trabajadoras de La Llavor, ante la furgoneta del programa.
Los presentadores Quique Peinado (izquierda) Y Manuel Burque, junto a varias trabajadoras de La Llavor, ante la furgoneta del programa.Movistar+

La preparación previa para seleccionar a las mujeres que participaran en Radio Gaga fue “muy exhaustiva”, dice la responsable del centro, con parte del equipo del programa haciendo un seguimiento desde dos meses antes de una grabación, que se realizó durante tres días del mes de marzo. “Hubo mucho cariño y respeto, produciéndose momentos muy emotivos (algunos también muy duros). Y hubo también mucho humor y mucha complicidad”, añade. El equipo del programa, explica su productora, intenta “no llegar de forma ruidosa a los sitios en los que graba, ni cambiar la vida de la gente que vive allí para luego marcharse sin más”. Primero, se aproximan de forma telefónica, luego se acerca una persona y permanece allí los días que sean necesarios para convivir con esa comunidad y conocer sus particularidades. “Después de estas visitas, vemos a quién le apetece contar verdaderamente su historia. No olvidemos que poner su vida en la palestra es un acto de generosidad enorme”, continua Castellano.

Aunque su intención no es la de trastocar sus vidas, el programa sí marcó a las mujeres de La Llavor, confirma Sillero: “Sirvió para que las habitantes del centro se unieran, que descubrieran cosas de sus compañeras que no conocían y que creciera la empatía y complicidad entre ellas”.

Minoría invisible en las grandes ciudades

Si en Barcelona el asunto de la mujer viviendo en la calle se obvia a menudo por minoritario, como explica Charo Sillero, una de las responsables de La Llavor, en Madrid ocurre algo similar. Hay unas 650 personas sin hogar, de las que alrededor de 200 son mujeres (en torno a un 30%), según datos del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de la ciudad. El consistorio madrileño cuenta con el programa No Second Night, que se centra en la atención temprana de mujeres en situación de grave exclusión. En diciembre, abrirá en la capital un centro para mujeres sin hogar víctimas de violencia de género.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS