‘Canónicas’, la verdadera historia de las víctimas olvidadas de Jack el Destripador

El documental sonoro de Podium Podcast relata y reivindica la historia de las cinco mujeres que murieron a manos del asesino en serie más famoso de todos los tiempos

Placa en memoria de Mary Ann, 'Polly', Nichols, primera víctima oficial de Jack el Destripador en el cementerio de Newham, Londres.
Placa en memoria de Mary Ann, 'Polly', Nichols, primera víctima oficial de Jack el Destripador en el cementerio de Newham, Londres.Simon Montgomery/LOOP IMAGES (Universal Images Group via Getty)

La fascinación sobre su figura y la repercusión de sus asesinatos no tienen parangón en la historia. Es la serie de crímenes sin resolver más famosa de todos los tiempos. Convertido en un fabuloso negocio, rutas por la zona londinense de Whitechapel, libros como para llenar varias bibliotecas, tesis, películas y series tratan de dar explotar el filón y dar respuesta a la misma pregunta. ¿Quién fue Jack el Destripador? El misterio ha recluido en la sombra a Mary Anne Polly Nichols, Annie Chapman, Elisabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly, las cinco víctimas oficiales, asesinadas en Londres entre agosto y noviembre de 1888, víctimas también del olvido y la cosificación, de las mentiras contadas durante décadas y hasta convertirse en verdad oficial, de la indiferencia. Mientras, el asesino se transformaba poco a poco en un icono de la cultura pop.

Una de las cartas atribuidas a Jack el Destripador y enviada a la prensa en septiembre de 1888, tal y como fue exhibida en una exposición en Londres en 2008.
Una de las cartas atribuidas a Jack el Destripador y enviada a la prensa en septiembre de 1888, tal y como fue exhibida en una exposición en Londres en 2008.CARL DE SOUZA (AFP via Getty Images)

“Esta historia que vais a escuchar no es nueva, lo que pasa es que casi siempre se ha contado por el final”. Así comienza Canónicas, el programa de Podium Podcast —parte de PRISA Audio, la plataforma transversal de PRISA, editora de este periódico— estrenado esta semana y que pretende dar la vuelta a esta situación y responder a otra pregunta: ¿Quién fueron realmente estas cinco mujeres? “Su historia no es bonita, pero sí apasionante. Son mujeres corrientes de una clase social determinada. A través de ellas se ve cómo vivían las mujeres trabajadoras en la era victoriana. Hasta ahora nos hemos centrado en la parte final de sus vidas, no nos hemos preguntado cuál ha sido su viaje”, contaba este jueves a EL PAÍS la periodista Laura Martínez, guionista y directora del documental sonoro del que ya están disponibles los dos primeros capítulos. “¿Eran solo prostitutas? ¿No lo eran? De manera profesionalizada... ¿sí? ¿no? ¿Qué más da?”, se pregunta Martínez (Palma de Mallorca, 29 años) para barrer de una pasada, como luego hará con el podcast, la simplificación de la biografía de estas mujeres de las que tan poco sabemos. Digamos, como pinceladas de existencias que van mucho más allá de su trágica muerte, que cuatro superaban los 40 años (Mary Jane Kelly, tenía 25) y que, aunque todas encontraron su final en Whitechapel, ninguna nació o vivió toda su vida en aquel barrio. Birmingham, Hyde Park, Windsor o Marylebone son algunas de las estaciones de sus azarosas vidas.

Varias voces autorizadas guían al oyente a través de los seis capítulos, uno introductorio y uno sobre cada una de las víctimas, que se podrán ir escuchando y descargando semanalmente. Destaca Hallie Rubenhold, historiadora experta en prostitución, que ya estudió el caso en la obra seminal Las cinco mujeres (Rocaeditorial) y que tiene ahora mismo su propio podcast en el aire, Bad Women. The Ripper Retold (Pushkin Industries). Cuando Rubenhold se metió de lleno en la investigación se dio cuenta de que gran parte de lo que sabíamos sobre Jack el Destripador —pero también lo poco que sabíamos sobre sus víctimas— eran rumores, exageraciones e invenciones de la prensa para iluminar las zonas de sombra a las que nunca llegó el trabajo policial, un barullo de teorías que solo ha sido empeorado después por los miles de detectives aficionados que se han volcado con el caso, siempre para ignorar a las mujeres asesinadas y entregarse a la fascinación por el asesino. Así ha sido siempre en el true crime, como denuncia Rebecca Frost, experta en el género y otra de las voces de Canónicas. Hay cientos de teorías y, si somos precavidos, hasta 50 sospechosos de ser Jack el Destripador, cifra que se amplía hasta lo inabarcable si admitimos las explicaciones de quienes creen que fue el Príncipe Albert o el escritor Arthur Conan Doyle. Mientras, el relato sobre la vida de las víctimas ha sido mínimo hasta hace muy poco.

El podcast, gestado durante la pandemia, ha tenido que basarse en entrevistas por videoconferencia y en un gran trabajo de diseño sonoro de Nacho Cantisano. Martínez habla de estas mujeres con el cariño de quien lleva meses inmersa en sus vidas. Le hubiera gustado saber más de la primera, Polly Nichols, de su hundimiento social, de su marcha de casa, de su periplo hasta las calles del este de Londres en las que encontró la muerte. Pero si tiene que elegir, se queda con Chaterine Eddows: “Qué mujer. Qué punki. Una Amy Winehouse del siglo XIX y también con un final triste”, cuenta emocionada. No hay vísceras en estos seis capítulos, solo en un momento puntual y justificado. El relato detallado de sus muertes, tan común en toda la literatura sobre Jack el Destripador, estaba en un primer momento en el guion pero Martínez prefirió dejar la sangre fuera, olvidarse de sus muertes, cantar y contar sus vidas.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan Carlos Galindo

Es responsable de la sección de Pantallas y, además, escribe sobre libros en Cultura y Babelia y coordina el blog de novela negra Elemental. Lleva en EL PAÍS desde 2008 y antes estuvo en 20 minutos, entre otros medios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS