Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Usos y costumbres de la cultura de la cancelación televisiva

Como en todos los medios, en la televisión se sirve a dos amos, el público y los jefes, que deciden en función de lo que creen que le gusta a su audiencia y conviene a sus intereses

Andreu Buenafuente, en el plató en el que se graba 'Late Motiv'.
Andreu Buenafuente, en el plató en el que se graba 'Late Motiv'.Kike Para

La tele tiene su propia cultura de la cancelación. Sus trabajadores bien lo saben y bien la sufren. Cancelan la serie o el programa que te da de comer y pum, te quedas compuesto y sin trabajo, a la búsqueda del siguiente. Lo que en la juventud puede parecer un riesgo asumible se transforma pronto en una espada de Damocles. Ahora les toca a los currantes de Late Motiv, cuya emisión termina en diciembre.

La de la tele no funciona como la cultura de la cancelación que tanto temen, y con razón, muchos intelectuales, porque a la tele uno entra haciendo el pacto al que ahora se obliga a quienes no deberían rendirle cuentas más que a sus jefes, el de la buena imagen. Aquí se viene f... y desfogao, que diría Parada. Tampoco es nuevo que mueran chistes en las plantas nobles y que uno tenga que comerse el sapo y guardar la compostura pública para conservar el empleo. Se exige por contrato. Y los finales son poco épicos: salvo excepciones contadas, el término de una emisión se decide con datos de audiencias o balances de cuentas en la mano.

Como en todos los medios, se sirve a dos amos, el público y los jefes, que deciden en función de lo que creen que le gusta a su audiencia y conviene a sus intereses, nada nuevo bajo el sol. La gran fortuna que tienen los dueños del cotarro es que su queja no necesita ser pública para ser efectiva, más bien al contrario. Cuando arden las redes sociales, el incendio lo puede ver cualquiera desde el sofá; pero cuando arde un despacho, el fuego es invisible desde fuera, y si a uno le pilla dentro, puede parecer buena idea tirarse por la ventana.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS