COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rosa López, ¡neorrancia!

A quienes creen que la nostalgia por fuerza es un privilegio, patrimonio de quienes han vivido una vida fácil, Rosa López les debe de parecer una Vanderbilt. O una prima de Ana Iris Simón. Lagarto, lagarto

Rosa López durante su entrevista con Jordi Évole.
Rosa López durante su entrevista con Jordi Évole.La Sexta

A quienes creen que la nostalgia es por fuerza un privilegio, patrimonio de quienes han vivido una vida fácil, Rosa López les debe de parecer una Vanderbilt. O prima de Ana Iris Simón. Lagarto, lagarto. Para terminar la entrevista que le hizo, Jordi Évole le pidió que eligiera un lugar al que irse donde hubiera sido feliz y hubiera estado tranquila. Ella recordó cuando su padre compraba casas, las reformaba con ayuda de sus hijos y las vendía. “[Me iría] a la hormigonera, a la montaña de arena, a esa tardes de verano de descanso con la manguera, riéndonos y echándonos agua. Al olor del portal cuando lo fregaba mi madre, si no había limpiacristales, con amoniaco. Y al olor de la casa, a la olla de mi madre, a los sonidos de la tele puesta, al calorcillo que mi padre me daba cuando venía de trabajar reventado, se dormía mientras comía y yo me quedaba pegaílla a su espalda… Ahí había protección, había amor sin más, había sueños, había descubrimientos”.

Rosa da con una clave que pasan por alto tanto los que en la primera cita te identifican nostalgia con falangismo como los que alardean de orígenes humildes como si fueran el camino, la verdad y la vida. Ahora que tantos sufren la enfermedad de la literalidad, parece necesario explicar que Rosa no añora el hormigón, ni el amoniaco, Rosa añora su infancia y su adolescencia, su vida antes de OT. Una infancia y una adolescencia pobres, pero idealizadas, esto último como las de casi todos, porque responden a esa época en la que uno —a no ser que, yo qué sé, le hubiese adoptado Joan Crawford— se siente protegido y con la vida por estrenar, un regalo que no tiene por qué entender de clases sociales ni de otras segregaciones.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Paloma Rando

Redactora, columnista y guionista de televisión. Empezó a trabajar en el medio en 2006, en el departamento de vestuario de diferentes series, y dio el salto a guion en 2012. Su último trabajo emitido es 'Señoras del (h)AMPA'. Ha desarrollado series para Alea Media, Shine Iberia, Secuoya, Zeta studios y Suma content, entre otras productoras.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS