COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Stephen King adora ‘Stranger Things’ y viceversa

Con tantas referencias a la cultura pop de hace cuatro décadas, ¿qué aporta la serie de Netflix al género fantástico? Nada y mucho

Millie Bobby Brown y Matthew Modine, en una imagen de la cuarta temporada de 'Stranger Things'. Foto: TINA ROWDEN

Stephen King, superventas de la novela de terror y misterio, adora Stranger Things, lo que no sorprende porque la serie de Netflix lo adora a él. El autor de It y Carrie escribió en Twitter: “El penúltimo episodio de Stranger Things es tan bueno, y a la vez tan lleno de terror, que casi tengo miedo de ver el último”. Tan ansioso estaba King que antes se había quejado por tener que esperar durante un mes los dos últimos capítulos de la cuarta temporada. Le respondieron los creadores que los estaban terminando. Cabe pensar que la dosificación estaba bien calculada para generar expectación.

Hay mucho Stephen King en Stranger Things, como hay mucho Spielberg, Cazafantasmas, Pesadilla en Elm Street y hasta Scooby Doo. La serie es un fenómeno intergeneracional gracias a una fantasía desbordante, personajes logrados y guiños continuos a la nostalgia de los ochenta (¡la camiseta de Hulk Hogan!, ¡una canción de Metallica!, ¡el walkman!), que fue la última década analógica. Netflix, en apuros por un catálogo tan excesivo como falto de excelencia, exprimirá hasta el final de la quinta entrega este filón. Por eso echa la casa por la ventana: cada capítulo le cuesta ya 30 millones de dólares.

Con tantas referencias a la cultura pop de hace cuatro décadas, inspirada en relatos fantásticos de ese tiempo como los de Stephen King, ¿qué aporta de nuevo Stranger Things? Nada y mucho. Es la renovación de un género añejo sin su cutrez y con el poderío visual de hoy. También la saga Piratas del Caribe se apropió de viejas películas de aventuras en el mar, añadió zombis y fantasmas y acabó ensamblando un producto apabullante. Hace falta dinero, sí, pero también talento para eso. La pregunta es si no queda nada por inventar. O si, más bien, no queríamos que inventaran nada, porque estamos muy cómodos en la calidez de un pasado que resulta tan familiar.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS