Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Disculpen a Almeida, quizá estaba viendo el Orgullo por la tele

Entre el medio millón de espectadores televisivos del evento, por muy improbable que resulte, podría haber estado el alcalde de Madrid. Así podría haber excusado su vergonzosa y elocuente ausencia

María del Monte y Boris Izaguirre, en un momento de la retransmisión del Orgullo en TVE.
María del Monte y Boris Izaguirre, en un momento de la retransmisión del Orgullo en TVE.

Medio millón de personas vieron la retransmisión del Orgullo en Televisión Española, la primera emitida por la casa, conducida por Boris Izaguirre y María del Monte. Una retransmisión de lujo que demostró el poderío de las coberturas en directo que sigue ostentando la televisión generalista, por mucho que algunos la den por muerta. Quienes tratan de aplicarle a la televisión pública los estándares de la televisión privada consideran el programa un fracaso por su baja audiencia. Los demás sabemos que, igual que el necio de Machado confunde valor y precio, en la tele pública no hay que confundir importancia con audiencia. Por las pantallas primero de La 1 y después de La 2 desfilaron políticos, miembros de asociaciones, niños y adultos, caras conocidas y ciudadanos de a pie. El calco de la manifestación festiva, alegre y para todos los públicos que es el Orgullo.

Muchos creen —y en parte tienen razón— que ya hemos pasao, como cantaba Celia Gámez pero en bien. El sábado los que estábamos frente a la señá Cibeles no éramos los ganadores de una guerra fratricida, sino los vencedores de una lucha por la igualdad y la libertad, de la que salimos beneficiados todos. Pero hay mucho por hacer y por proteger. Por eso es importante lo que ha hecho RTVE. Cuántas personas, entre ese medio millón de espectadores, serían como la tía de una amiga, de 80 años y de un pueblo de 4.000 habitantes, que por primera vez en su vida veía algo así y envidió el disfrute de los asistentes. Podría incluso, por muy improbable que resulte, que entre ellos se encontrara el alcalde Martínez-Almeida. Así podría haber excusado su vergonzosa y elocuente ausencia de uno de los actos más importantes de la ciudad que gobierna: “Discúlpenme, lo estaba viendo por la tele”.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Paloma Rando

Redactora, columnista y guionista de televisión. Empezó a trabajar en el medio en 2006, en el departamento de vestuario de diferentes series, y dio el salto a guion en 2012. Su último trabajo emitido es 'Señoras del (h)AMPA'. Ha desarrollado series para Alea Media, Shine Iberia, Secuoya, Zeta studios y Suma content, entre otras productoras.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS