COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La mano negra detrás de Anne Heche

La muerte de la actriz remueve el recuerdo del estigma

Anne Heche y Ellen DeGeneres en la gala de los Emmy en 1997.Vídeo: EPV

Este viernes falleció Anne Heche, víctima de un accidente de tráfico. Los obituarios nos recuerdan a la que fue una estrella de Hollywood hasta 1997, año en el que dio un paso adelante para llevar a su entonces pareja Ellen DeGeneres al preestreno de Vulcano. Parecía que una lesbiana interpretando a una heterosexual (aunque Heche fuera bisexual) era poco creíble. La carrera de Heche paró en seco. Tampoco ayudó separarse en el 2000 de Ellen, quien comparte con Encarna Sánchez la rara distinción de no tener a nadie que hable bien de ella.

En la carrera de Heche hubo varias manos negras. Una de ellas vivía dentro de la propia Anne, pero el resto trastocaba el mundo real.

Su última película de estudio, Seis días y siete noches, no había sido un fracaso, y más bien al contrario, funcionó bastante bien. Por eso puedo sumarme a la afirmación de que su caída fue provocada.

Son muchos los rumores, muchas las historias que se cuentan sobre quiénes manejan la mano negra; ¿quién no ha escuchado nunca ninguna? En todos los países hay tiranos vengativos hundiendo en infortunio a sus elegidos. Pero voy a compartir aquí una cosa que he aprendido: nadie cae mientras dé dinero. No importa que alguien se coma un niño recién nacido, que le arranque un ojo a un anciano o que viole a un par de adolescentes… si da pasta seguirá y, lo que es peor, todo el mundo tendrá la vista convenientemente en otro sitio cuando el sátrapa proceda a pisar cabezas. El único momento apto para reconocer la valía de quien fue apartado de los focos es cuando muere. Miren: si conocen a alguien en esa situación, ayúdenle. Den la cara, alcen la voz. Griten si es necesario. Parece cosa del pasado, pero es que esta situación en 1997 también parecía cosa de otros tiempos. Las circunstancias cambian, pero las relaciones de poder son inmutables.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS