Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Kleo’, la sangrienta venganza de una espía

Una serie de acción divertida por más que visualizar la vida cotidiana en la Alemania Oriental estimule la depresión

Jella Haase, protagonista de 'Kleo'.

1987. Berlín Occidental. Discoteca. Una joven asesina a un empresario con la tranquilidad que da el haber sido entrenada desde muy joven para convertirse en un miembro de un comando secreto del Gobierno de la RDA que cumple eficazmente las órdenes que recibe. Algo huele a podrido en la República Democrática y nuestra Kleo Straub acaba en una de sus prisiones. Cumplida la condena, y con la conciencia de haber sido traicionada por los suyos, emprende un largo ajuste de cuentas. El mundo ya no es lo que era. Erich Honecker se había fugado a Moscú y Gorbachov hizo posible que el muro de Berlín acabara despiezado para regocijo de los vendedores de reliquias.

A Kleo le va a acompañar Sven, un torpe inspector de policía de la República Federal que primero quiso detenerla para aliarse finalmente con ella en el intento de desenmarañar lo sucedido. Y lo sucedido es que con la caída del muro, los dirigentes de la RDA se han buscado la vida, y la fortuna, en otras latitudes. Es el caso de, por ejemplo, Ludger Wiecxorek, un coronel involucrado en el encarcelamiento de la protagonista, que ahora se dedica en Sóller, Mallorca, al lucrativo negocio de la especulación inmobiliaria. El mundo ha cambiado pero no tanto. En todo caso, la ristra de cadáveres que va dejando Kleo a su paso progresa adecuadamente.

Una serie de acción divertida (Netflix), con una estupenda ambientación, por más que visualizar la vida cotidiana en la Alemania Oriental estimule la depresión, que consigue en sus ocho capítulos lo fundamental: entretener al personal.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS