Muere el periodista Jesús Quintero a los 82 años

El mítico presentador ha fallecido en la residencia Nuestra Señora de los Remedios de Ubrique, en Cádiz

El periodista y presentador Jesús Quintero ha fallecido este lunes a los 82 años en la residencia Nuestra Señora de los Remedios de Ubrique, en Cádiz. Según adelantó ABC y han confirmado fuentes de la familia a EL PAÍS, Quintero ha fallecido mientras dormía la siesta.

El periodista de San Juan del Puerto (Huelva), más conocido como El loco de la colina (el nombre de uno de sus icónicos programas), fue uno de los entrevistadores más reconocidos de España y uno de los más galardonados, con más de 200 premios en su haber. Su trayectoria le valió dos Premios Ondas, una Antena de Oro, la Medalla de Andalucía y el premio de Periodismo Rey de España. Muy popular en los años ochenta y noventa gracias a sus programas de radio y televisión, su peculiar forma de entrevistar creó escuela, con charlas llenas de silencios que impregnaban la conversación de un tono misterioso e intimista. Más de 500 personajes, populares y desconocidos, fueron objeto de sus preguntas a lo largo de su extensa carrera.

Más información
Entrevista a Jesús Quintero en 2012: “Busco llevar el periodismo al escenario”

Aunque dio sus primeros pasos profesionales como actor, pronto redirigió su carrera hacia los medios de comunicación y se incorporó a la emisora de Radio Popular en Huelva. Como representante de artistas, dio a conocer al guitarrista Paco de Lucía y dirigió las carreras de personalidades como Soledad Bravo, los payasos Gaby, Fofó y Miliki, María Jiménez o la cantante colombiana Negra Grande. En los sesenta entró en Radio Nacional de España en Huelva por oposición. Allí realizó programas como Estudio 15.18, Ciudades y El hombre de la roulotte, donde ya empezó a desarrollar su particular estilo.

Unos años después llegaría El loco de la colina, espacio que nació como un programa nocturno en Radio Nacional de España, donde se emitió entre 1980 y 1982, para pasar posteriormente a la Cadena SER hasta 1986. Su fama hizo que se escuchara incluso en emisoras de Argentina y Uruguay. Con él, Quintero depuró su estilo, en el que tras la respuesta del entrevistado, él permanecía en silencio, provocando en ocasiones la incomodidad del invitado o una respuesta inesperada que iba más allá de lo que el invitado pudiera tener preparado previamente.

En 1986, una neurosis depresiva hipocondríaca le llevó a abandonar la radio. Durante su retiro recibió ofertas para presentar El loco de la colina en México y Argentina. Además, creó la emisora Radio Romántica, que comenzó sus emisiones en 1988 en Sevilla. Un mes después fue clausurada por carecer de licencia.

En 1988 se estrenó su siguiente programa de entrevistas, El perro verde, en este caso para TVE. De nuevo, fue un éxito de audiencias que viajó por el mundo latinoamericano. En 1990 llegó el espacio Qué sabe nadie, también para la televisión pública nacional.

En Antena 3, y en espacios como Trece noches o La boca del lobo, entrevistaría a personajes polémicos del momento como Mario Conde, Jesús Gil o el duque de Feria, Rafael Medina, que acudió al programa coincidiendo con el inicio del juicio por rapto y corrupción de menores. En los noventa estuvo al frente de formatos como La noche americana, El lobo estepario, Cuerda de presos o El vagamundo. Ya en los 2000 presentó Ratones coloraos, en Canal Sur, y La noche de Quintero, con el que volvió en 2007 a TVE. Siempre se mostró contrario a la llamada telebasura. En 2007, declaró a EL PAÍS: “Los seres humanos no son basura. Hay quien los convierte en basura. Con la misma cosa un arquitecto hace Aluche [barrio obrero de Madrid] y otro la Alhambra”. De hecho, sus palabras contra el periodismo de espectáculo resurgen habitualmente como tendencia en Twitter.

No solo personalidades populares pasaron por sus micrófonos. También entrevistó a personajes desconocidos que, en ocasiones, saltaron a la fama gracias a Quintero. Fue el caso de Juan Joya Borja, más conocido como El Risitas, que participó en El vagamundo por primera vez en 1999 contando anécdotas en tono cómico para más tarde acompañarse de su amigo Antonio Rivero Crespo. Su pegadiza risa le llevó a ser incluso un meme conocido internacionalmente.

Tras alcanzar la gloria, el periodista ha atravesado en los últimos años una serie de dificultades. En 2016, las transcripciones del sumario del caso Ausbanc mostraron que sus hijas lo habían demandado por no pagar sus estudios y pedía ayuda para que no le embargaran sus propiedades porque no tenía dinero ni trabajo, además de haber puesto a la venta, por 1,3 millones de euros, su propiedad más preciada, el ático en el que vivía en Sevilla. A principios de 2018 fue desahuciado del teatro sevillano que llevaba su nombre por no pagar el alquiler durante más de dos años y medio.

A mediados de septiembre de 2022, su delicada salud le llevó a ingresar en la Residencia de Nuestra Señora de los Remedios, en la localidad gaditana de Ubrique, para recibir el tratamiento diario que necesitaba para su recuperación, según informó entonces la familia del periodista. En esa misma residencia ha fallecido este lunes.

Tras conocerse su muerte, se sucedieron numerosas reacciones. Políticos y periodistas han lamentado la muerte de quien destacan como un “maestro” y “referente del periodismo en televisión”. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio su pésame a la familia en Twitter y recordó al periodista como “un referente de la televisión por su personalidad, sus magníficas entrevistas y su forma de entender la comunicación”. La ministra de Igualdad, Irene Montero, también ha recordado al entrevistador, “uno de los iconos del periodismo de este país”, del que ha destacado que “reinventó la forma de hacer las cosas y de profundizar en las personas”.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha recordado en Twitter la Medalla de Andalucía que recibió el periodista, del que dice que “elevó el género de la entrevista con el dominio de la palabra, los silencios y un estilo propio”. Pablo Echenique, portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos, también ha despedido a Quintero en la misma red social: “Que la tierra te sea leve, maestro Jesús Quintero”. Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, le ha descrito como “inclasificable” y “libre”, y ha asegurado que “tendrá para siempre un hueco en la memoria colectiva de los españoles” porque “imprimió un sello propio a todos sus programas de radio y televisión”. “Jamás hubo un loco tan cuerdo”, ha dicho el portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso, Gabriel Rufián. El periodista Jesús Cintora le ha descrito como “referente del periodismo en televisión”. La también periodista Rosa María Artal ha asegurado que “cambió la radio nocturna llenándola de belleza y calor”.

La familia de Quintero hizo público esta noche del lunes un comunicado donde recordaba que el comunicador había “luchado con coraje y amor para mejorar su salud, arropado por su familia y por el mejor equipo profesional de la Residencia Nuestra Señora de los Remedios de Ubrique. Desde allí, se ha despedido de la vida con gratitud y paz, siendo un ejemplo para todos nosotros”.

Sus allegados agradecen las muestras “de cariño por parte de toda la sociedad española, y muy especialmente de todos sus compañeros de profesión, la de comunicador, que defendió hasta el final de sus días con pasión y honestidad. Murió descansando, en paz, acaso ya en lo alto de su colina”.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Natalia Marcos

Redactora de la sección de Televisión. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en Participación y Redes Sociales. Desde su fundación, escribe en el blog de series Quinta Temporada. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS